sábado, 12 de octubre de 2013

Pensando en su sonrisa.

Su sonrisa me cautivó y me dejó una sensación de alegría por el resto del día.  Su mirada mostraba la seguridad que le inspiraba estar junto a mí y me sentí halagada pero también comprometida.  El brillo de sus ojos me transportaron a sus genuinos e inocentes sueños... Me quedé pensando en lo que significo para ella.  Ella para mí es una ilusión, un aliento de vida, una motivación.  

Decidí capturar su sonrisa para recrearla en mi mente y corazón y dejarla latente para cuando la ocasión lo amerite.  Si a caso se viera envuelta en tristeza, le devolvería su imagen risueña para  que tome de ella su brillo y confianza; si se viera en tensiones le recordaría de sus sueños. 

Confiada en que su sonrisa infantil es de felicidad,  le albergo cuidadosa y en detalle en mi ser para recordarme a mí miama y a los semás que lo esencial  para construir entornos propicios para una vida plena, se compone  de inocencia, sueños, confianza y amor. Espero prolongar sus sonrisas y aprenda de sí misma el contenido de las propias. 

La sonrisa implica una cosmovisión de la vida pero a la vez una actitud ante ella que involucra voluntades.   Si yo he provocado por un instante alegría en la vida de esta maravillosa pequeña estoy convencida que puedo junto con ella contagiar de motivos a los que nos rodean. 

Gracias Camila, mi niña querida por estar en nuestras vidas. 

Tu abuela Malena.



3 comentarios:

  1. Una preciosidad de mensaje sobre tu nieta Camila, seguro que su sonrisa y forma de ser tanto como la tuya , amerita volver sobre el recuerdo más de una vez. Abrazos desde Avila

    ResponderEliminar
  2. Gracias MAriaje, un gusto saludarte.

    ResponderEliminar
  3. Ser abuelo o abuela debe ser una experiencia muy gratificante, por lo que veo y escucho.

    ResponderEliminar