martes, 24 de marzo de 2009

Una historia se escribe.

Desde que mi hija me ve escribir y subir algunos comentarios en el ciber-espacio, le ha generado curiosidad esta forma de comunicación. A partir de ahí tuvo la inquietud de escribir una historia, además de construir su propio blog.

En su afán por iniciar con algo que le motivara, dio vueltas por la casa, hasta que muy contenta decidió que escribiría sobre la jacaranda.

La protagonista de su escrito aún en construcción, habita en nuestro jardín, es muy joven, la tenemos desde que la albergaba una maceta, fue un maravilloso obsequio, hoy en día a su corta edad, mide casi dos metros, es muy delgada, y algo le ha pasado, pues no está tan tupida como hace algunos meses, sin embargo recién descubrimos que le vienen varias ramitas.

A sus pies tiene algunos geranios y unas rosas pequeñas, que sólo retoñan en diciembre. Hace un rato me recosté en el jardín y estuve observando las estrellas, vi pocas, y luego miré con asombro la jacaranda, y a pesar de que estaba obscuro, pude distinguir las ramitas verdes que le empiezan a adornar, me reprochaba no saber de jardinería, de cualquier manera, está viva, y espero se ponga linda en los siguientes meses.

Pensaba que tanto la jacaranda como mi hija han crecido juntas, mi hija es un poco mayor, pero finalmente, forma parte de su paisaje familiar, y tal vez por ello la eligió para iniciarse en la aventura de escribir.

En su breve escrito, menciona algunos datos que ha revisado, desde la PC, pero en las siguientes líneas, la ve como, una forma de albergar una esperanza de vida, de contrarrestar la contaminación, y se siente contenta de tener una en casa. Piensa que en México no todos tienen la oportunidad de tener una en su hogar y quisiera que todos sembráramos más árboles. Su preocupación es patente, “la contaminación ambiental”.

De cualquier manera me entusiasma que escriba, y por otro lado me agrada su conciencia ecológica y sobre todo su afán por compartir. Esto es tan solo un adelanto.

Visualizaba la jacaranda en unos años, y de seguir así va a ser muy alta y espero muy frondosa con lindas hojas entre azul y violeta y mi hija alguien que valora y contagia su amor y respeto por la naturaleza.

Yo por lo pronto debo aprender sobre jardinería, y seguir estimulando, las inquietudes de mi pequeña.
Espero no haberles aburrido, el mensaje es cultivemos vida, el arte de escribir, la conciencia ecológica y sobre todo "compartir"
Abrazos frondosos.
Malena

12 comentarios:

  1. Malena amiga... La jaracaranda es un buen tema para un blog, para un escrito, para un verso para por ejemplo, comenzar a reesccribir la historia. Un saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la idea....en esas andamos.

    Un saludo desde México.

    Malena

    Pd. gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  3. Pues que mas podria comentar, que es un dia muy especial en el que me ilumino, o disculpa por ausentarme de nuevo, pero, ya estoy de vuelta. ya publique mi entrada. y la idea de plantar un arbolito en cualquier campo me parece genial, respirar aire puro desde los arboles, juy, es interesante.
    ya me voy, vale
    te cuidas wera.
    att: GRIILO vazquez 1º3

    ResponderEliminar
  4. Hermosa entrada me recibe en tu blog, Malena.
    El jacarandá es un hermoso árbol, parecido a las acacias que se dan muy bien en Chile. Te cuento que es una especie caducifolio, es decir, que pierde sus hojas y lo hace por un período de más o menos 8 semanas en primavera, pero no pasa mucho tiempo hasta que éstas vuelven a retoñar. Seguramente eso le pasó a tu arbolito.
    Como consejo, no lo riegues mucho, pues el exceso de agua perjudica su formación.
    Felicito a tu hija por querer seguir el ejemplo de su madre, si ella logra escribir como lo haces tú, tendrá muchos seguidores y será un disfrute poder leerla.
    Muchas gracias por pasarte por casa y por el amable comentario que me dejaste, espero que podamos seguir leyéndonos en el futuro. Te envío un abrazo fraterno desde un rincón del hemisferio sur.

    ResponderEliminar
  5. Kevin, gusto leerte, me doy una vuelta por tu blog.

    Abrazos.

    nos vemos mañana temprano

    ResponderEliminar
  6. Seguro que nos seguiremos leyendo, escribes muy lindo.....gracias por tus consejos con respecto a nuestro àrbol, ya me lo decìa mi esposo. Me halagan tus comentarios. Le doy tus felicitaciones a Nadia (mi hija)

    Saludos desde Mèxico
    Malena

    ResponderEliminar
  7. Pues segùn yò,amiga,que tampoco se mucho, la jacaranda sencillamente estuvo dormida y retoña justo en su tiempo,pues llegò la primavera...

    No sabes lo maravilloso que me parece que tu hija haya decidido escribir...fìjate que maravilloso ejemplo, inculcàndole quizas hasta sin darte cuenta el amor por la escritura, el afan de comnicarse, y buscando tema, analiza la importancia del medio-ambiente...

    Recibe un abrazo amiga...ah y hermosa jacaranda..cierto que no a todos nos cabe una en nuestra jardìn..

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus comentarios. De acuerdo a lo que me dicen eso me tranquiliza, la jacaranda de la entrada, no es la mía, la de nuestro hogar es más pequeña, pero confio se ponga así de hermosa.

    Quise compartir esto con ustedes, justo porque me entusiasma, lo que haya le entusiasma, ojalá pronto termine y pueda construirle su blog...ya les avisaré y proximamente le tomaré una foto a nuestra jacaranda y la presentaré a mis amigos de diferentes rincones del mundo.

    Saludos amiga.

    Malena.

    ResponderEliminar
  9. Pues es contagioso esto de la escritura. Un gusto estar en tu blog. Te felicito.

    ResponderEliminar
  10. Me honra su visita, la verdad me es muy grato encontrar testimonio de su paso por este muy humilde blog, que apenas inicia, pero que está realizado con mucho entusiasmo. Surge con la idea de interactuar con mis alumnos, pero a ido más allá,estoy fascinada, y ahora que alguien con tanta experiencia como Ud. me motiva a hacerlo lo mejor posible.

    Un fuerte abrazo desde este mundo feliz que pienso y trato de contribuir a su construcción con unas palabras....más adelante voz.

    Abrazos desde México
    Malena

    ResponderEliminar
  11. Plantas… mi mundo!!!! Regálale mucho, mucho sol a tu jacaranda y cuídala de las heladas, creo que esto aplica para ambas, tu árbol y tu hija pues al parecer ella es como estas hermosísimas plantas que empiezan por parecer pequeñas y débiles pero en algún momento, cuando menos lo esperan, ya no caben en su mundo y un hoyito en la tierra ya no es suficiente, dejan de ser un elemento del jardín para convertirse en un nuevo mundo por si mismas.

    Excelente elección, un árbol que no se conforma con poco

    Un gran abrazo

    Aline Jannet

    ResponderEliminar
  12. Agradezco el comentario de la especialista...y me hará falta, dado que es un árbol que no se conforma con poco.

    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar