sábado, 2 de mayo de 2009

Las casas de grillo

Tiene días que el sonido del jardín se escucha dentro de la casa, así es, el canto del jardín está aquí. Cerca de las ocho de la noche, el inicia un canto insistente, parece cercano, he buscado debajo de los muebles, sigo su pista. En instantes se queda en silencio y en cuanto me alejo inicia….es un canto vibrante agudo, agradable a los oídos.

Hoy le encontré en la barra de la cocina, le saludé para que no se espantara, se quedó calladito, pero no brincó, ni tampoco huyó, tal vez quería camuflarse…pero no lo logró. –me alegra tu visita- le dije, -no te espantes, esta es tu casa, y dime cómo llegaste hasta aquí, qué es de los tuyos, a quién le cantas ó a quién le llamas, te encuentras triste, deseas te regrese al jardín? Me parece que le atosigué de preguntas, pues se quedó quietecito, me dio la impresión de que me miraba -¡perdón- repuse, -son muchas preguntas, relájate, mira, mientras yo cocino, tu platícame, ó canta algo, si lo prefieres entenderé tu silencio…..¡de verdad, que gusto tenerte!-

-Hace unos días- continué….-que te sigo con el oído, si estoy en la recámara te escucho cerca de la ventana, luego te desplazas por la sala, y cantas y cantas, en momentos suavecito y en otros más fuerte, ¿puedo hacer algo por ti?- nuevamente insistí, -no me desagrada que estés con nosotros, pero quizá quieras regresar- Me parece que exagero, los animales son libres, por qué he de decirle lo que debiera de hacer, el llegó sólo, aunque no se cómo lo habrá logrado, - ¡ya está! Seguro venía en la ropa que estaba tendida, y de manera involuntaria arribó al hogar- Resuelta, me dispuse armar un plan para llevarle de regreso -¿cómo hago para tomarle de manera delicada para no lastimarle? –¡ya sé!, me voy acercar a la ventana, y voy a silbar, imitando su canto- El ejercicio no resultó, se quedó calladito y en cuanto fui a buscarle, ya no le encontré.

El resto del día ya no hizo ruido, es probable, que los sonidos cotidianos me distrajeran. En la tarde noche decidí sacar del resguardo a mi guitarra, -¡nos vamos a divertir!- le advertí entusiasmada, -tengo tantas cosas que decir, que mejor que tu, para pasar un momento agradable- En cuanto empezó a oscurecer, ligeramente escuché de nuevo el canto -¿Dónde estabas?- le pregunté amablemente, guardé silencio para percibir si respondía. El grillito respondió con un silbido agradable -¿qué gusto escucharte, te decidiste responder, dónde estás? Con tonadas tenues y sencillas, guitarra y yo, le propusimos cantara algo. Al principio arpegié, pero después rasgué suave y rítmicamente cada cuerda. Sorprendentemente el grillo inició su canto -¡con qué estás enamorado! He leído que los grillos cantan cuando cortejan a la hembra, además de que las hembras no cantan, eso me daba la seguridad de que se trataba de un grillo macho….¡un macho enamorado!, el hallazgo me entusiasmó y pensé en algo especial para la dama. –“no existe un momento del día, en que pueda apartarme de ti”, que tonta, se podría deprimir, no está con ella. -¿qué tocamos guitarra? – vinieron a mi mente varias canciones, pero ninguna me pareció apropiada. Decidí junto con guitarra, solo tocar, para que grillo libremente cantara. Y así fue, no se calló, aunque no lo veía le sentía muy cerca. Así estuvimos aproximadamente una hora. –te quedas en casa, guitarra va a descansar- y ahí se quedó con su canto, ó lamento, cómo saberlo, tal vez por fin se había decidido a pedir auxilio, aunque también, puede ser, que haya pasado buen rato.

Grillito pasó otra noche en casa, tardó en dormirse, según mi oído estuvo cerca de la ventana. Sus compañeros coreaban por fuera, cerca del rosal y los geranios a un costado del nopal.

Al despertar, le fui saludar, pero no lo vi, de cualquier manera le dije -¡buenos días!- Empecé mis actividades cotidianas, y más tarde me di un descanso en el jardín. El sol era radiante, y comencé a regar cada planta. –nena- le dije a una rosa, sabes de alguna dama triste, que extrañe a su amado, no me dijo nada, y le pregunté a Buganvilia, y luego a don geranio. Fue la hoja elegante quien manifestó, llevaba días un grillo fuera del hogar, hierbabuena y ruda asintieron con sus hojas. -¡maravilloso!- exclamé, -yo sé donde está, espero traerle de regreso hoy por la tarde, que es cuando se decide salir-.

Por la tarde cerca de que oscureciera, le escuché, y le dije decidida: -¡hoy regresas a casa! ¿vas a colaborar?, empecé a seguir su canto, y le encontré cerca de la puerta, -muy bien, también tu estás decidido- Puse delante de su diminuta presencia, una hoja de papel, accedió. Con mucha cuidado le transporté, cerca de hierbabuena y ruda y ahí le dejé. Inmediatamente saltó y se perdió, entre el pasto. Me quedé un rato, sentada, esperando que la luz completamente, fuera atrapada por la noche. El sonido de mi jardín inició su coro, su canto, un verdadero concierto de alegría. Grillito estaba de regreso. Un viento ligero, motivó a Jacaranda, a unirse al festejo. La luna decidió alumbrarnos, y entre los tonos medios de las hojas de jacaranda, el coro agudo de grillos el perfume de gardenia y todas las plantas que habitan el jardín, dimos la bienvenida a grillo.

Me despedí del jardín completo, y entré a casa muy contenta, fui por guitarra, y mientras colaboraba conmigo haciendo música, le platiqué lo acontecido. Me coloqué cerca de la ventana, y la fiesta abajo seguía. Dormí complacida. Y aunque grillito no estaba dentro, me alegraba saber que estaba con los suyos... - Mañana por la noche le iré a visitar-.

Hoy por la mañana, limpiaba la barra de la cocina, -¡buenos días grillito! Exclamé asombrada, - has vuelto!- y como no ha de hacerlo si esta es su casa.

Efectivamente, hace ya algunos días que un grillo vive con nosotros, no es la primera vez, y es aproximadamente a las ocho de la noche, cuando cruza tranquilamente, por la estancia, sin molestarle nuestra presencia. Bruno, mi esposo, me sugirió que escribiera algo sobre los grillos, y aquí está, muy sencillo y dedicado especialmente para Nadia.
Un abrazo para todos.
Malena

9 comentarios:

  1. ¡QUE HERMOSO TU RELATO SOBRE EL GRILLITO, ME ENCANTO TU DIALOGO CON EL, TU PACIENCIA, CONSTANCIA, HASTA DAR CON EL Y DEVOLVERLE AL JARDIN AUNQUE PREFIERA VOLVER A ENTRAR EN TU CASA PORQUE LE TRATASTE TAN BIEN, Y ME ENCANTO TU TRATO CON LAS FLORES....LA GUITARRA...!,¡CASI ME EMOCIONO...!,¡ERES UN CIELO DE PERSONA!. Un Abrazo y Besos

    ResponderEliminar
  2. gracias amiga, mira, que me causan ternura los grillos en esta temporada, siempre entra uno que otro casa, y así los tratamos como si fueran de casa. leía que en algunas comunidades los tratan como animales domésticos.Por las mañanas le encuentro por la cocina, y en la noche, cerca de la ventana inicia su canto, luego cruza la estancia, como si nada....es lindo.

    Un super abrazo.
    Malena.

    Pd. me cuentas como te fue el lunes

    ResponderEliminar
  3. Wao..Malenita..ese relato me encanto, deveras, me he quedado super impresionado..me gusto mucho como relataste toda la historia.. todo el comentariado y los dialogos que manejas con las plantas, con el grillo, bueno, inclusive con la guitarra, me gusto mucho eso, y por cierto no solo ese grillito anda por ahi eh dejame agregar que, bueno, tu sabes de que grillo hablamos jejejeje..me saludas al MR. Bruno, que te dio esa grandiosa idea, y por cierto, saludos a toda la familia desde aki, el El Grillo Vázquez.
    Bueno, es tiempo de dejar este blog, y espera mas visita en el mio jeje, ya me voi, te cuidas Malenita, cuidado con esa influensa, y proteganse.
    ABARAZOS Y BESOS BIEN GRANDOTES
    ADIOX

    ResponderEliminar
  4. grillito que bueno que te gustara, por supuesto que me acordé de tí, "mi grillo lectore", que entra a casa por la red, justo en este momento estás en la mesa cerca de la cocina (nos divide medio metro.), así es que bien pudieras ser tú....y en este momento pudieras saltar a mi jardín.

    Cuidate tú también, ya merito nos vemos.

    me paso por allá.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Gracias Malena, si no te preocupes yo el lunes te comento como me fue, porque empiezo este lunes proximo. ¡uy, seguro que el Domingo no duermo en casi toda noche de los nervios de como me irá en el nuevo trabajo, pues de Auxiliar Administrativo no he trabajado nunca, es la primera vez, por eso no me daban trabajo por la falta de experiencia, a ver si ahora ya la Adquiero y no pueden ponerme más esa excusa,...bueno el dinerito también viene bien jeje!. Un Abrazo y un Beso, Cuidaté de la Influenza...

    ResponderEliminar
  6. ¡que maravilloso relato, me encantò!, imagìnate tener un grillo como huesped debe ser ...diferente...

    Ademàs le hablas a tus plantas (cosa que yo tambièn hago de vez en cuando), magnìfico, coloquial..estupendo

    Tambien me ha gustado la "nueva cara" de tu blog

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Armida amiga,complacida como siempre con tu visita. A mi también me agrada tener a grillo de huesped...y en cuanto a nuestro jardín, en estos días que hemos estado en casa, le hemos llevado más compañía, hoy llegaron 2 tulipanes,y algunas otras plantitas que lamentablemente desconozco sus nombres, pero ya lo investigaré.....

    Como te habrás dado cuenta, lo que escribí fue algo sencillo, nada que ver con lo que tu haces, pero lo hago con mucho entusiasmo.

    Abrazos.

    Malena.

    ResponderEliminar
  8. Querida Malena, el blog canaria es mio, Armida es otra querida amiga, gracias por tu visita y besos, espero seguir viendote por mi casa.

    ResponderEliminar
  9. Chelo, por supuesto que me seguirás viendo por tu casa. Mil perdones por la distracción.

    Abrazos desde ´México

    Malena

    ResponderEliminar