martes, 19 de mayo de 2009

Un poeta en la escuela


Ayer recibimos la visita de un escritor poeta mexiquense, Dionicio Munguía J. quien compartió con la comunidad escolar de la Preparatoria Oficial No. 81 parte de su obra.
He de decir, que al principio teníamos temores en cuanto a cuál iba a ser la reacción de los jóvenes, sin embargo, la manera en que el Poeta dio lectura a sus poemas, el contenido de los mismos, la charla introductoria ó el comentario posterior, les fue interesando.
Risas espontáneas se fueron presentando, la atención era patente, y Él se
veía complacido con la respuesta y aún no llegaba el momento de las preguntas ó los comentarios.
Hubo algunos poemas que dijo no poder leer porque eran "prohibidos" ¿qué puede ser prohibido? llegado el momento de las preguntas, justo pregunté lo antes planteado y pedí a su vez si nos podía compartir algo, y así lo hizo, se trataba nada menos que de poesía erótica....los chicos, muny entusiasmados.
El turno de los jóvenes se tornó muy interesante, comenzaron a plantear preguntas tales como: ¿qué es lo que le inspira?, ¿por qué poesías de amor?,¿cuándo se dio cuenta que era poeta?, ¿si se es mejor amante siendo poeta?, ¿si economicamente se puede vivir de poeta?, ¿cuánto se tarda en hacer un poema?, ¿qué hace ó cuál es el ritual para escribir un poema?,¿ si alguien ha querido musicalizar sus poemas?, etc.
Un poeta determinante en su vida es Jaime Sabines, su primer poema a los quince años, por supuesto económicamente no vive de la poesía aunque animícamente si, dejará de escribir el día que muera. Le escribe al amor, porque es un enamorado, no cree en la inspiración, pues considera que hacer poesía es un oficio como otros que requiere invertirle tiempo y hacerlo lo mejor posible, observar, sentir, y luego plasmarlo en el papel. Definitivamente, eso de que no existe inspiración, generó polémica, y le cuestionaron y debatieron.
Por supuesto le preguntamos sobre lo que representaba la noticia de la muerte de Mario Benedetti, y se mostró consternado, y resaltó la importancia de relizar la lectura del poeta, dada su sencillez y la enorme posibilidad que su obra da, para que los jóvenes se identifiquen con Él.
Digno de resaltar fue el hecho, que llevó algunos ejemplares muy sencillos, casi caseros, para quien los quisiera adquirir, al módico precio de veinte pesos, ¿saben lo que representan veinte pesos, para alumnos de escuela pública?, pues hubo varios que se acercaron y se llevaron sus ejemplares de poesía autografiados.
Me quedo con dos reflexiones: Primero, que bonita experiencia, la de observar a los jóvenes interesados en la poesía. Me parece acertado que la coordinación de la casa de la Cultura de Ecatepec, realice estas visitas didácticas, acercando a los escritores a los estudiantes, una manera interesante de motivarles a la lectura, especificamente de poesía.
La segunda reflexión, tiene que ver con una problemática, la industria editorial, que hace casi imposible publicar un libro, cuesta muchísimo, y le cuesta al escritor, por increible que parezca.
Me parece además, que si el Estado de México, tiene éste proyecto de llevar a los escritores a las escuelas con el objeto de que ellos mismos promuevan su obra, mínimamente debieran hacerles una edición adecuada, y no lo que humildemente los escritores pueden costear. Lo positivo de esta situación es que los jóvenes pudieron adquirir algunos ejemplares.
De cualquier manera fue una experiencia agradable para los que estuvimos presentes, incluyendo al Dionicio Munguía, quien sintió la aceptación de la comunidad escolar.
Espero este tipo de visitas didácticas se sigan dando.
María Elena Márquez Guido

6 comentarios:

  1. Una grata experiencia para vosotros y para el poeta, buen relato amiga!. Un beso desde Barcelona

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo, la experiencia fue grata.

    Saludos desde México

    Malena

    ResponderEliminar
  3. Tuvo que haber sido una experiencia maravillosa. Asi son los jòvens àvidos de retos y nuevas experiencias...cierto, escribir es un oficio, y àrduo, porcierto...

    ResponderEliminar
  4. Buen día Armida, la verdad es que si fue una experiencia interesante, y efectivamente eso de escribir, requiere de vocación, convicción, entrega, disposición y saber hacerlo.....no a todos se nos da.

    ResponderEliminar
  5. Un poco tarde, pero con buenos recuerdos de aquel día. Apenas tengo tiempo para responder o hacer comentarios, sobretodo por la carga de trabajo de sale cuando uno menos lo quiere, pero seguimos en la senda de la palabra escrita. Un saludo muy grande desde la lluviosa ciudad de Toluca.
    Dionicio Munguía J.

    ResponderEliminar
  6. ¡qué grata sorpresa!, me da tanto gusto, que el Poeta, se acerque a este espacio, me pareció interesante dar a conocer nuestra experiencia...ojalá se dé tiempo y comparta sus experiencias con nosotros.

    Un fuerte abrazo a su lluviosa ciudad.

    ResponderEliminar