sábado, 16 de mayo de 2009

Pensamientos negativos.......de cómo hacer de la vida un martirio



Con cuanta facilidad se ancla uno a pensamientos negativos. Los acontecimientos adversos se conectan a realidades ficticias, jugando con “el podría”, reprochando “el hubiera”. Un dar constante vuelta a los pensamientos machaca todo asombro de razón. La energía se agota en sin razones, se vuelca pasión desenfrenada, que mitiga la paz anhelada.



La tristeza como un sentimiento que manifiesta pérdida en cualquier sentido, bajo el influjo del pensamiento pesimista, no da oportunidad, a vivirla, reconocerla, y poco a poco salir de ella. Por el contrario, se convierte en tormento, en infortunio incomprensible que da paso a la silenciosa depresión.



El enojo excesivo, generado por la frustración, la impotencia, y bajo el pensamiento impulsivo, nos lleva a salidas prontas, a respuestas inmediatas sin tener como base la conciencia, sino sentimientos exacerbados, que dominan de manera irremediable nuestra naturaleza racional.



El pensamiento fatalista, que prejuzga a cada instante, que señala, culpa, reprime, sin siquiera analizar, valorar; ó por el contrario, aquel que se carga a sí mismo todo el peso de los hechos, que se culpa, ó se concibe víctima, pero que finalmente le consume.



Podría seguir listando, sin embargo la idea, en esta ocasión es hacer una reflexión en cuanto a qué es, ó cuál es el hecho que desencadena una serie de pensamientos negativos. Considero que ubicando con claridad, aquello que nos incomoda, es posible explorarlo racionalmente, para identificarle con precisión y buscar las posibles alternativas. Es despojar a lo que nos incomoda, de reproches, reclamos, juicios, prejuicios, vacilaciones, dudas, miedos, llanto, enojo, tristeza, insomnios, sin sabores, amargura, indiferencia, fijaciones, regresiones, etc. para dejarlo desnudo, al descubierto, y reconocerle y darle la posibilidad de vivirle, de otorgarle sentido, de comprender el mensaje del acontecimiento y buscar las maneras posibles de eliminar lo que no nos brinda, un sano confort.



Aquello que nos incomoda, nos dice cuan cerca ó lejos estamos de lo que sí es una certeza humana, la búsqueda constante de la felicidad.

María Elena Márquez Guido

8 comentarios:

  1. Accedo a tu blog desde Sublimaciones. En la tercera entrada al mío,
    http://callejadelahoguera.blogspot.com podrás encontrar el programa emitido este fin de semana por la emisora de televisión española "Cuatro", el programa de Iker Jiménez, "Cuarto Milenio", relativo al best-seller y a la película Ángeles y Demonios. Podrás comprobar cómo se destapa la realidad de un vaticano ocupado actualmente por ciertas capas ocultas de la masonería y, por otro lado, el enfrentamiento entre Iglesia y Ciencia. Espeluznante.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Vengo desde el blog de Armida a hacerte una visita. Tienes toda la razón al decir que debemos encarar la vida de una manera positiva, olvidando y relegando todo aquello que nos atormenta. ¿Cómo se hace eso cuando eres centro de críticas por cosas que a ti ni se te pasan por la cabeza? A veces, no puedes llegar a ser feliz porque hay una serie de personas que te están enviando tanta energía negatica que la tuya flojea y hace aguas. Aún así, yo lucho por conseguir esa tranquilidad y para ellos no hay nada mejor que sacar todos los demonios que llevas dentro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Charo bienvenida a esta tu casa, coincido contigo en cuanto a que hay que sacar los demonios que llevamos dentro, y aunque no hablé de ello a profundidad, traté de dar indicios de como hacerlo...es lo que en psicología se llama "hacer consciente".....mientras no hay para psicológo, el diálogo con uno mismo, sirve, empezando por reconocer que es lo que nos molesta e incomoda, identificar como se transforma en emoción, y observar cómo dicha emoción me afecta, si me está afectando de manera negativa, entonces es momento de buscar alternativas para no sentirme así, hablar de manera asertiva con la persona (si es la que me está provocando contrariedad)es lo indicado, es decir, sin reprochar, sin lastimar, sólo comunicar de manera clara precisa y preciosa (sin emociones) x situación que te aqueja....centrarse en el problema y nunca en la persona.

    En cuanto a la vibra negativa.....no recibas sus regalos, que se te resbalen, pero tampoco muestres emoción alguna, ello les complace.....hay tantas cosas en ocuparnos para ser feliz.

    Y finalmente ejercicios de relajació, respiración profunda con pensamientos positivos, afortunadamente en la red hay varias páginas dedicadas a ello....creeme, funciona.

    Gracias por la visita, espero verte más seguido por acá.

    Un abrazo desde México

    ResponderEliminar
  4. José Alfonso, gracias por la visita, ya me paso por allá.

    Un gran saludo

    ResponderEliminar
  5. Tengo varias amigas mexicanas, y son d elo mejor que me he encotrado en la vida, respiran vida, felicidad, y lo transmiten, vaya que si.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ....el mexicano, es creativo, optimista pese a todo lo que nos aqueja, es algo cultural.

    Abrazos fuertes desde nuestro México
    optimista.

    ResponderEliminar
  7. Enantada con tu entrada..uff, difìcil, porque generalmente los pensamientos negativos, estan relacionados con una baja autoestima (no me quieren, me critican..), y se concierten ademàs en un cìrculo vicioso, porque la inseguridad genera depresiòn y cada vez se va cerrando mas. Las soluciones que Uds. dan (incluyo a Charo), son buenìsimas, una vez que la persona reconozca que tiene un problema, que le està afectando...y ponga manos a la obra... Muy bueno amiga...saludos

    ResponderEliminar
  8. buen día Armida, "el manos a la obra" es de suma importancia, quiere decir que se ha reconocido que algo no anda bien, y que está en manos del afectado y no en los demás el dar ó no solución....efectivamente es un tema difícil que a muchos aqueja (no puedo dejar de incluirme)...en fín, la seguridad en uno mismo es lo que nos permitirá salir adelante.

    Abrazos querida.

    ResponderEliminar